LLAMAMIENTO
A EVENTO
 DE INTERESTÉS


En los países en desarrollo sólo el 54% de los adultos tenían una cuenta.


Todavía 2 mil millones de personas no tienen una cuenta en las economías emergentes.


Una cuenta en línea puede costar hasta el  90% menos de una cuenta física.


Videos acerca de las finanzas digitales
 

Finanzas digitales


Las finanzas digitales suponen una auténtica oportunidad para acelerar la inclusión financiera. Según el Banco Mundial, los servicios de dinero móvil y las innovaciones tecnológicas permitieron a unos 700 millones de adultos salir por primera vez de la exclusión financiera entre 2011 y 2014.


Finanzas digitales

Finanzas digitales para todos sigue siendo un reto importante

En el transcurso de los últimos años, el desarrollo de las tecnologías dedicadas a los servicios financieros ha influido considerablemente, tanto en las finanzas tradicionales, como en el mundo de la microfinanza. Ahora, cada vez más personas tienen acceso a Internet y a un teléfono móvil, aunque sólo ganen unos dólares al día. Por otra parte, para muchas de estas personas, sobre todo si residen en zonas rurales, la tecnología móvil se ha convertido en la principal vía de acceso, no sólo a los servicios financieros, sino a la información y la educación.

Múltiples investigaciones confirman que los servicios de finanzas digitales constituyen el medio más eficaz para ofrecer un acceso rápido, económico y seguro a los servicios bancarios. Pese a estos impresionantes avances, más de 2.000 millones de personas siguen en situación de exclusión desde el punto de vista financiero, principalmente entre los segmentos más vulnerables de la sociedad. Por lo tanto, las finanzas digitales aún tienen un elevado potencial de crecimiento.

El papel crucial de las IMF en materia de inclusión financiera

Las instituciones de microfinanza (IMF) llevan mucho tiempo desempeñando un papel crucial en materia de inclusión financiera. Y han comprendido que el uso de las nuevas tecnologías les permitiría reforzar su capacidad para llegar hasta las poblaciones a las que no pueden dar servicio por su distanciamiento geográfico o su situación económica.

Así pues, la adopción de las herramientas digitales representa para las IMF una oportunidad fundamental, sobre todo para:

  • aumentar su clientela, ampliando el ámbito geográfico de sus actividades y llegando a nuevos segmentos de clientes con pocos ingresos, ofreciéndoles unos servicios más asequibles;
  • dar una respuesta positiva a una creciente demanda de sus clientes, que podrán utilizar sus servicios incluso después del horario laboral y durante los fines de semana, algo que reducirá el tiempo y los costes de desplazamiento para reunirse con agentes de crédito;
  • racionalizar algunos costes y procedimientos de organización;
  • registrar sus operaciones de una manera más rápida y segura;
  • ampliar su gama de productos;
  • reducir el precio de los servicios ofrecidos; y
  • impulsar la cultura digital de sus clientes como medio para incrementar su autonomía.

Sin embargo, para muchas IMF, la adopción de las herramientas de finanzas digitales no es evidente debido a múltiples problemas, entre ellos los siguientes:

  • la complejidad de elegir entre las tecnologías disponibles y su implementación;
  • la disponibilidad económica y las competencias necesarias para crear y gestionar un sistema de dinero móvil;
  • la escala que hay que alcanzar para justificar la inversión necesaria;
  • la necesidad de disponer de una sólida infraestructura informática bancaria; y
  • la elaboración de una estrategia clara para el uso de servicios de finanzas digitales.

Para ello, necesitan contar con competencias de las que la mayoría no dispone, en particular las pequeñas y medianas entidades de microfinanza, que tienen menos recursos financieros y menos capacidad para asumir los riesgos que conlleva un cambio tan importante.

Conscientes a la vez de estos problemas y de la oportunidad que supone, para reforzar la inclusión financiera, el que las IMF utilicen las finanzas digitales, los equipos de ADA han decidido aplicar un mecanismo de cofinanciación destinado a facilitar más el acceso a los recursos financieros a las familias más pobres de los países menos desarrollados (LDC, por sus siglas en inglés).


La "Digital Financial Inclusion Initiative" de ADA

Gracias a esta iniciativa, ADA cofinanciará los esfuerzos de pequeñas y medianas entidades de microfinanza radicadas en 12 países africanos la mayoría de los cuales son LDC: Benín, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Costa de Marfil, Guinea, Madagascar, Malí, Senegal, la República Democrática del Congo, la República del Congo y Ruanda. Estamos convencidos de que en estos países que aún muestran un reducido índice de inclusión financiera, las herramientas de finanzas digitales permitirán acceder a los servicios financieros a un ritmo sin precedentes.

Mobile banking penetration Countries targeted by the Digital Financial Inclusion Initiative

La Digital Financial Inclusion Initiative cubrirá un periodo de 5 años (2017 a 2021). Durante la primera fase, ADA tiene previsto organizar un curso de formación para las IMF seleccionadas, con la posibilidad de que se postulen para efectuar un diagnóstico y elaborar un plan de actuación para implementar la solución tecnológica elegida. En una segunda fase, desde 2018, la iniciativa cofinanciará la implementación de los planes de actuación seleccionados.


 

volver arriba

This site uses cookies to ensure proper functioning. By visiting this site you accept the use of cookies. OK More