Credart


Objetivo del proyecto
Establecer una gama de servicios financieros y no financieros a los empresarios jóvenes.

Áreas de intervención
Burkina Faso, Togo, Niger, Rwanda

Administradores del proyecto

Socios
CIF, RCPB, FUCEC, ASUSU, UFC


Algunos datos clave:

1 802 jóvenes adultos han recibido créditos
el 84% de las microempresas financiadas en 2008/09 aún prosperan en la actualidad
2 300 puestos de trabajo creados


Todas las noticias pasadas 
del proyecto Jóvenes Empresarios.

Jóvenes empresarios : ¡el futuro es vuestro!


El objetivo de nuestro proyecto Jóvenes Empresarios, es la puesta en marcha, con las IMF socias, de una oferta de servicios financieros (de crédito y ahorro) y no financieros (de capacitación, educación financiera, asesoramiento en gestión empresarial, seguimiento y acompañamiento) adaptada a las necesidades de los jóvenes emprendedores que desean crear una nueva microempresa o reforzar una existente.


ADA apoya a los jóvenes burkineses en el arranque de su actividad

Pese a representar una importante promesa, lo cierto es que los jóvenes tienen especiales dificultades para obtener financiación al ser considerados una clientela de alto riesgo. La falta de experiencia y de garantías son a menudo las razones esgrimidas por las instituciones financieras para dejarlos de lado. En 2013, el índice de desempleo entre los jóvenes de Burkina Faso superaba el 25%, si bien este colectivo representa más del 50% de la población del país.

Para facilitar la inserción de los jóvenes africanos en la vida laboral, ADA ha puesto en marcha un programa de apoyo en el seno de un grupo de IMF. Este proyecto piloto, que lleva por nombre Jóvenes Empresarios, ha sido lanzado en la IMF burkinesa RCPB (Red de Cajas Populares de Burkina).

En colaboración con esta IMF, ADA ha desarrollado un proyecto llamado “Créd’art” que consta de 3 productos de crédito y 3 productos de ahorro, así como de formación previa a la financiación dirigida a los jóvenes burkineses, más concretamente en materia de educación financiera y emprendimiento.

Dichos productos están dirigidos a los jóvenes que reúnan los siguientes criterios:

  • tener una edad comprendida entre los 18 y 35 años;
  • haber aprendido un oficio o completado un curso de formación profesional;
  • necesitar financiación para lanzar su proyecto;
  • haber iniciado ya su actividad y necesitar equipamiento o un refuerzo del capital circulante.

Las actividades de los jóvenes financiados se concentran principalmente en oficiales tales como el de barberos/peluqueros, costureros, carpinteros, albañiles, joyeros, fontaneros o electricistas.

El proyecto piloto “Créd'art” ha arrojado resultados altamente positivos desde su lanzamiento a finales de 2011.  Tras cinco años de prueba y evaluación, RCPB ha concluido que se trata de un buen producto, en la medida en que aporta un valor real a la sociedad al tiempo que genera beneficios financieros. Las cifras hablan por sí solas: en 2015, se concedieron un total de 760 nuevos créditos a jóvenes emprendedores de Burkina Faso por un volumen total de 424.683 €.

Desde que arrancara el programa Créd’art:

  • 1.687 jóvenes han recibido financiación y acompañamiento en Burkina Faso, ¡lo cual representa un volumen total de 1 millón de euros!
  • El 84% de las microempresas financiadas en 2008-2009 siguen activas a fecha de hoy.
  • El programa Créd’art ha permitido crear en torno a 2.300 nuevos empleos entre microemprendedores, aprendices y personal contratado.
  • Créd’art demuestra que un crédito joven debidamente gestionado puede ser rentable.

 

Vea el vídeo sobre el Créd'art, llevado a cabo por el CIF y la ADA:


 

Replicación del proyecto en Togo y Níger

Tras un proceso exhaustivo de identificación y selección, dos nuevas IMF fueron seleccionadas en 2014 en dos países diferentes, ASUSU en Níger y FUCEC en Togo, para implantar un programa de inserción profesional de jóvenes que siguiera la estela de Créd’art. El objetivo no es otro que ofrecer un fondo de apoyo técnico y un fondo de garantía para que las IMF puedan desarrollar servicios financieros y no financieros adaptados a las necesidades de los jóvenes emprendedores interesados.

El programa fue diseñado con los socios a finales de 2014 y echó a andar en 2015 en las sucursales de estas dos IMF, concretamente en 10 sucursales de ASUSU en Niamey y 2 en las provincias y 3 cajas de FUCEC en Lomé y 3 en las provincias.

En 2016, las dos IMF se han marcado como objetivo financiar a 550 jóvenes. Por otra parte, los servicios no financieros desarrollados educan a más de 1.500 jóvenes a través de la educación financiera de los sesiones de formación previa a cualquier otra financiación.

Los créditos se otorgan por recursos propios de cada IMF, pero el proyecto prevé la creación de un fondo de garantía para cubrir parcialmente el riesgo de la cartera de crédito. Cada fondo es alimentado por el Rotary Luxemburgo por valor de € 26.000 para FUCEC y € 35.000 para ASUSU. Esta última también es alimentado por LuxDev como parte de su proyecto de apoyo al programa nacional de formación profesional y técnica

 


 

Ejemplo de un acompañamiento por FUCEC y ASUSU (Imagen animada)

Un exemple d'accompagnement


Yacouba Sango

Un éxito que beneficia a otros

Romain trabaja duramente, ama lo que hace y está buscando un taller un poco más grande, un lugar que pueda acoger a un nuevo aprendiz y exponer más artículos. Los jóvenes microemprendedores suelen contratar personal o aprendices para que les ayuden en sus actividades. Desde 2008, los jóvenes artesanos que han solicitado un Créd’art para iniciar sus emprendimientos han creado 1200 puestos de trabajo.

Romain es discreto, no alardea de su éxito con grandes sonrisas, tan solo el brillo de sus ojos confirma que, gracias a la ayuda que recibió, pudo cambiar su futuro.

Un éxito también para la IMF socia

La distribución de este nuevo producto financiero, Créd’art, también contribuye a la evolución de la RCPB por el crecimiento de su cartera de créditos, el aumento de su clientela y la mejora de su rentabilidad social. A principios de 2014, comenzó una estrategia de largo plazo para los Créd’art con el fin de lograr que la RCPB se ocupara completamente de la distribución y gestión de esos créditos. A finales de 2014, la IMF se disponía a difundir los Créd’art en sus oficinas situadas en dos ciudades secundarias: Bobo-Diulaso y Koudougou, para llegar a más jóvenes. ADA ha planificado su salida del proyecto para 2016.


 

Actualité

Febrero 2017

Cumbre Youth Africa Works 2017

Contexto

Los días 16 y 17 de febrero se celebró en Kigali una cumbre sobre la juventud africana. El evento fue organizado por la Fundación MasterCard quien es hoy un actor  importante en la promoción de la juventud en el continente africano. Desde 2010, ha comprometido más de $ 400 millones de dólares a 37 proyectos en 19 países.

Para la ocasión, se invitaron a más de 300 actores claves involucrados en la promoción de la juventud en Ruanda y países vecinos, entre ellos políticos, investigadores, ONGs, IMFs, el sector privado y una delegación de 50 jóvenes agricultores.

ADA también fue invitado ya que ha estado pro moviendo iniciativas para jóvenes empresarios en África con sus socios locales desde 2009 en cuatro países de destino, incluyendo Ruanda.

 

Temas principales

El 60% de la población africana tiene menos de 24 años y 11 millones de jóvenes entran al mercado laboral cada año. La absorción de esta fuerza laboral es uno de los desafíos sociales y económicos más importantes que enfrenta el continente ya que si bien las ciudades están superpobladas y ofrecen pocos empleos formales, el sector agrícola representa la mejor oportunidad para ofrecer a los jóvenes empleos decentes y asegurar el desarrollo de las futuras poblaciones.

Sin embargo, con el fin de crear más oportunidades para los jóvenes, el sector agrícola debe cambiar de la agricultura de subsistencia a una agricultura comercial modernizada.

Lindiwe Majele Sibanda, Directora General de la Red de Análisis de Políticas de Alimentación, Agricultura y Recursos Naturales (FANRPAN), subraya en este sentido que "la transformación agrícola debe basarse en tres ejes principales: habilidades, actitud y acceso a la tierra y al capital".

Adicionalmente, los diversos panelistas han intentado establecer las condiciones para una verdadera transformación agrícola y responder a la pregunta: ¿Cómo lograr esta transformación agrícola sistémica? Algunas de las principales respuestas no exhaustivas fueron:

  • Involucrar sistemáticamente a los jóvenes en la definición de políticas de apoyo a la agricultura
  • Implementar políticas basadas en evidencia tangible y en experiencias en otros países
  • Involucrar a los actores del sector privado para incrementar las inversiones en el sector agrícola
  • Fortalecer la capacidad de las IMF para comprender y manejar mejor los riesgos específicos de las actividades agrícolas
  • Invertir en nuevas tecnologías para mejorar los canales de financiación y los métodos de producción de los empresarios agrícolas

 

Perspectivas y desafíos para la integración profesional de los jóvenes en África

Para lograr la creación de nuevos empleos, los esfuerzos orientados a la transformación agrícola no deben limitarse al fortalecimiento de la producción agrícola. El economista David Tschirley explica que todas las actividades relacionadas con el transporte, procesamiento y comercialización de la producción tienen un potencial mucho mayor para la creación de empleo que la producción en sí misma. Aún más cuando la demanda de los hogares africanos por los productos agrícolas procesados ​​está aumentando tanto en las zonas urbanas como  rurales.

En el futuro, los gobiernos, los donantes y el sector privado deben concentrarse en la cadena de valor en su conjunto ya que este enfoque aumentaría inevitablemente los puntos de venta de la producción agrícola y sustituiría una parte de las importaciones de productos locales.

Las nuevas tecnologías también son un tema importante en el procesamiento agrícola. Por un lado, son un medio para aumentar la productividad de las granjas y reducir las dificultades del trabajo, pero también para anticipar y gestionar los efectos del cambio climático. Por otro lado, las nuevas tecnologías pueden mejorar la reputación de las profesiones agrícolas y alentar a más jóvenes rurales a considerar las actividades agrícolas y de procesamiento como empresas modernas y rentables.

 

Un enfoque interesante para apoyar a los jóvenes agricultores

One Acre Fund es una ONG ubicada en zonas rurales remotas de África Oriental que ha desarrollado un servicio que proporciona acceso a un paquete "integral" que abarca todas las necesidades de los pequeños agricultores :

Nuestros socios

Esta historia ha sido posible gracias a la institución de microfinanciación RCPB, que creyó en la capacidad de los jóvenes para construir y gestionar sus propias microempresas. ADA colabora desde 2008 con CIF y la RCPB en la elaboración y el desarrollo de Créd’art en Burkina Faso.

También gracias a las dos IMF que han unido al proyecto en 2015, FUCEC y ASUSU, y han decidio desarrollar estos productos para la juventud de su país dentro de sus instituciones.

El proyecto Jóvenes Empresarios se beneficia desde sus inicios gracias al apoyo de Rotary Club de Luxemburgo.

 

volver arriba

This site uses cookies to ensure proper functioning. By visiting this site you accept the use of cookies. OK More