Objetivo del proyecto
Desarrollar productos y servicios para financiar la agricultura de manera sostenible 

Áreas de intervención
Laos, Benín, Burkina Faso, Togo, República Democrática del Congo

Contacto

Socios
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)
- ACFB (Benín)
- ACFIME (Burkina Faso)
- GRAINE-SARL (Burkina Faso)
- FUCEC (Togo)
- PAIDEK SA (República Democrática del Congo)

La microfinanza agrícola: una prioridad para ADA


El proyecto de microfinanzas agrícolas se puso en marcha en 2017, con el objeto de paliar la falta de productos financieros concebidos específicamente para las actividades agrícolas. En 2 años ADA y sus socios han podido desarrollar y probar distintos productos financieros que, luego de la fase piloto, podrían atender a 2 millones de clientes en 4 países (Togo, Benín, Burkina Faso y Costa de Marfil).


Finance-agricole

La particularidad del enfoque de ADA en África es la de colocar al coaching en el centro de su metodología. Los directores de las IMF que se asocian al proyecto se benefician así del apoyo de un coach durante unos 50 días, tiempo suficiente para identificar las necesidades, elaborar un plan de acción y aplicarlo.

La experiencia de ADA en el África occidental y central

Todo comenzó en 2017 con una convocatoria de manifestaciones de interés dirigida a las IMF de África occidental y central. Una veintena de instituciones respondió positivamente a esta convocatoria y solicitó participar en un taller de formación sobre finanzas agrícolas. Al final de este taller, 5 IMF pidieron ser incluidas en el programa de coaching para desarrollar un plan de acción y crear un proyecto piloto para experimentar al menos un producto financiero específico al sector agrícola. De las 5 IMF que participaron en esta fase –ACFB de Benín, ACFIME y GRAINE de Burkina Faso, PAIDEK en la República Democrático del Congo y FUCEC de Togo– tan solo FUCEC logró completar un plan de acción y por lo tanto pudo proseguir con la fase de investigación, diseño y prueba de un nuevo producto financiero.

Como consecuencia, ADA mejoró el proceso de selección añadiendo una fase de debida diligencia, con el fin de lograr una imagen más completa de la institución y de su situación en términos de resultados financieros y sociales. Este conocimiento profundo de las instituciones permitió así a ADA aportar su apoyo a otras áreas que lucían más urgentes. Por ejemplo GRAINE, en Burkina Faso, prefirió concentrarse en su transición digital incorporándose a la Digital Finance Initiative (DFI).

En Togo con FUCEC

FUCEC es la mayor organización de microfinanciera de Togo. Agrupa a 37 cooperativas y atiende a 1.100.000 clientes en todo el país. Trabajar con una institución de tal envergadura permite apoyar el desarrollo de productos financieros con fuerte potencial de clientes, y operar en las distintas regiones del país. A su vez, una federación de la talla de FUCEC trae consigo inevitablemente ciertas complejidades. Es por esta razón que la institución y ADA se pusieron de acuerdo sobre la necesidad de concentrarse en 3 COOPEC (cooperativas miembros de la federación) para el desarrollo y la prueba de estos nuevos productos financieros.

NOVISSI en la región de las mesetas, no lejos de la capital Lomé. Esta COOPEC se concentró principalmente en los créditos para la producción de cacao, mandioca y soja, así como créditos para almacenamiento.

GAIÉTÉ SOKODÉ opera en la región central a unos 350 km al norte de Lomé. Decidió enfocarse en el financiamiento de la producción y la comercialización de soja y maíz.

Un objetivo como el de desarrollar un producto financiero que pueda realmente servir a los distintos sectores, requiere el conocimiento del calendario de siembras y cosechas de las distintas culturas. Por ejemplo en el caso del maíz, transcurren unos 70 días entre la siembra y la cosecha, lo que significa que luego del desembolso del crédito, la IMF debe esperar alrededor de 3 meses antes de recibir el primer tramo del reembolso. El plan de negocios se adapta por lo tanto a las especificidades de los productos.

KATCHERE DE MORETAN se sitúa a unos 400 km al norte de Lomé, en la región de las mesetas. Inicialmente, la IMF tenía previsto crear un producto financiero que permitiera a los productores construir o renovar depósitos para el almacenamiento de la soja. El proceso de coaching puso rápidamente de manifiesto que esta opción no era viable. KATCHERE decidió por lo tanto descartar esta idea y trabajar en el desarrollo de un producto más tradicional, es decir un crédito vinculado a la producción de soja y maíz, o sea para la compra de semillas y abono, pero también la concesión de créditos de almacenamiento para las comerciantes/y o las organizaciones de productores.

Así pues, gracias a este modelo se concedieron 443 créditos de todos los tipos, por un monto de 1.028.000 €.  

En 2018 el proyecto continúa en Togo y se extiende a Burkina Faso y Benín

Los proyectos piloto descritos continúan en marcha.  FUCEC prevé utilizar el año 2020 para las últimas pruebas y ajustes con una muestra relativamente limitada de clientes, antes de operar a gran escala a partir de 2021.

El proyecto con FUCEC permitió capitalizar numerosas experiencias que sirvieron de base a la continuación del proyecto de financiamiento agrícola en 2018. Un taller de formación se celebró en Cotonú a principios de 2018 para seleccionar nuevas IMF. Los representantes de FUCEC pudieron compartir sus experiencias, incluyendo los errores cometidos y sobre todo las lecciones aprendidas, como las ventajas del método coaching. A partir de 2018, se solicitó una debida diligencia profunda a todas las IMF que se mostraron interesadas. Como resultado de estos procesos de debida diligencia, 3 instituciones fueron seleccionadas.

ASSILASSIMÉ es una organización creada en Togo gracias a un proyecto de Entrepreneurs du Monde Está localizada a aproximadamente 150 km al norte de Lomé y atiende a 35.000 clientes. Su principal objetivo es la población de menores recursos. Con el acompañamiento de ADA y de un coach, Assilassimé se había fijado el objetivo de crear un producto vinculado a la comercialización de maíz y frijoles. La idea era financiar a las comerciantes que operaban en el mercado al mayor financiadas por Assilassimé, y ponerlas en contacto con los productores de la ciudad de Amlamé, quienes también son clientes de Assilassimé, para garantizar sus suministros.

Se llevaron a cabo algunos cursos sobre técnicas de almacenamiento para más de 243 clientes potenciales. El crédito de almacenamiento se lanzó en noviembre de 2019. Hasta ahora, 141 créditos han sido concedidos a través de las 4 agencias del piloto. Los desembolsos de créditos de almacenamiento se realizaron a finales de enero de 2020 para esta fase piloto, que habrá que adaptar.

YIKRI es una IMF de Burkina Faso lanzada también por Entrepreneurs du Monde. Cuenta con 45.000 miembros y 8 agencias en el país.  El papel desempeñado por el coach resultó crucial para reconsiderar la idea del producto que debía ser desarrollada: un crédito destinado a la producción de uno de los sectores más corrientes del país: el cultivo de verduras y sésamo, y la cría de cerdos y pollos. A raíz del trabajo de coaching, Yikri decidió cambiar de enfoque y no otorgar crédito a una actividad específica sino a un proyecto amplio ya que a menudo los ingresos de estas culturas son complementados por actividades adicionales  como el comercio a pequeña escala. El objetivo de 2.000 clientes fue superado en algunos meses: 2.311 clientes de los cuales 59% de mujeres, con préstamos promedio de 320 €.

RENACA es una red de instituciones microfinancieras de Benín. Cuenta con un total de 130.000 miembros. Gracias al acompañamiento de un coach, Renaca reforzó sus préstamos agrícolas mediante 3 agrónomos quienes, antes del desembolso del crédito, visitan a los clientes potenciales in situ, evalúan el riesgo de la actividad utilizando parámetros estrictamente técnicos y aconsejan al agricultor sobre las medidas que debe adoptar para mejorar y aumentar su producción, limitando así los riesgos para la IMF. Este proyecto, cofinanciado por ADA, permitió también a RENACA equipar a los 3 agrónomos con computadoras y motos para facilitar sus desplazamientos. En la fase piloto de este nuevo producto financiero, Renaca prevé alcanzar 100 clientes (70 clientes existentes y 35 nuevos clientes).

El proyecto de financiación agrícola en 2020 se amplía a Costa de Marfil

2019 cerró con un nuevo taller organizado en noviembre en Cotonú para nuevas instituciones. Una vez más, ADA decidió seleccionar a las instituciones interesadas en el proyecto mediante un proceso de debida diligencia profundo. Las instituciones tuvieron la oportunidad de escuchar las experiencias de RENACA antes de comenzar con sus planes de acción para 2020-2021.

Las instituciones que trabajan actualmente sobre el proyecto de financiación agrícola son:

  • UNACREP de Benín, en este caso también una red de 13 CREP (cajas rurales de ahorro y préstamo) que cuentan con 800.000 clientes;
  • UNACOOPEC-CI de Costa de Marfil, una red de 24 IMF al servicio de 600.000 miembros.

ADA en Camerún para apoyar el proyecto PADMIR

El proyecto PADMIR (Programa de apoyo al desarrollo de las microfinanzas rurales) fue puesto en marcha por el FIDA en 2009 y contó con la participación activa de 22 IMF procedentes de distintas regiones y que representaban la gran diversidad del país. Luego de que el gobierno camerunés tomara control del proyecto, ADA ahora capacita a los funcionarios sobre el enfoque coaching en finanzas rurales.

Muy pronto se observó que era más efectivo trabajar con una muestra limitada de IMF que podía representar la complejidad del país en vista de los idiomas (francés e inglés) y la tipología de las organizaciones (ONG, asociaciones, cooperativas, entidades oficiales, etc).

Tras la primera formación, la CEMAC, zona económica a la cual pertenece Camerún, adoptó una nueva regulación. Tan solo 3 de 6 IMF fueron reconocidas por el Estado, mientras que las otras 3 ya no pudieron seguir ofreciendo servicios financieros.

Primer programa de formación francófono en finanzas rurales y agrícolas

Luego de una primera edición del programa francófono de formación en financiación rural y agrícola, organizada previamente a la SAM 2019 en Uagadugú, ADA y la FAO lanzarán la segunda edición que se desarrollará en Luxemburgo en noviembre de 2020.

La microfinanza agrícola para reforzar la cadena de valor del cacao en Perú

En 2018, ADA, la IMF PRISMA y la ONG PRISMA pusieron en marcha un proyecto de refuerzo de la cadena de valor del cacao en San Martín, Perú, una de las regiones productoras más importantes del país, para aumentar la calidad y el rendimiento de la producción de cacao en respuesta a la importante demanda de los mercados. A pesar de diversos programas de apoyo que habían permitido aumentar la producción, los rendimientos seguían siendo escasos a causa de una falta de recursos humanos y financieros para garantizar el mantenimiento de las parcelas.

El proyecto iniciado por ADA permitió establecer una nueva metodología de asistencia técnica llamada “chova chova”, que es un sistema basado en la ayuda mutua entre agricultores para el mantenimiento de las parcelas que requieren de mano de obra. Esta asistencia fue complementada mediante un producto financiero dedicado a las necesidades de los pequeños productores de cacao.

"Chova chova" en la práctica

Este sistema consiste en formar grupos de agricultores provenientes de cooperativas de cacao que van a trabajar sobre cada una de las 4 actividades de mantenimiento de las parcelas: la poda de árboles, la fertilización, el desyerbado y el control de enfermedades. Se designa a un líder “chovero” en cada cooperativa, quien forma su grupo con 10 a 15 agricultores de la misma zona geográfica. La ayuda mutua comienza sobre la parcela del líder para la primera actividad, la poda de árboles. El grupo asiste a una demostración por parte de un agrónomo experto en cacao, que les muestra cómo podar los árboles para que el fruto pueda desarrollarse correctamente, minimizando a la vez las enfermedades que podrían afectar su crecimiento. El grupo pone en práctica estas recomendaciones y prosigue esta misma actividad sobre la parcela de un 2o agricultor del grupo, luego la de un 3o, y así sucesivamente. Este sistema permite a cada quién apropiarse del método con el fin de replicarlo en lo sucesivo sobre su parcela de manera autónoma con la ayuda del resto del grupo, pero sin necesitar el apoyo del agrónomo.

Al final del piloto, en julio de 2019, se había atendido a 34 grupos, lo que representa 34 choveros y 285 productores de cacao, y se desembolsaron 349 créditos por un importe de 260 000€. Entre los 285 productores, 24 recibieron la asistencia técnica y el producto financiero. Desde entonces, un segundo proyecto de 24 meses está en curso para reforzar la sinergia entre estos dos servicios y extender el proyecto a 720 choveros y desembolsar 1.500 créditos.

volver arriba

By continuing to browse this site, you agree to the use of cookies to measure the audience of our sites and provide you with targeted content. OK More