Microfinanzas verdes

Microfinance verte_home.png


ADA apoya a las instituciones microfinancieras en el desarrollo de servicios financieros destinados a usos y prácticas respetuosos con el medio ambiente y el clima.


Apertura del acceso a la energía verde para la producción agrícola en Túnez

Enda_1En 2019, ADA llevó a cabo un proyecto para apoyar a ENDA Tamweel en Túnez, la mayor IMF del país, en relación con la aplicación de su estrategia medioambiental mediante la introducción de nuevos productos y servicios denominados "verdes". El proyecto evaluó el potencial de la cartera verde de la IMF, creó capacidad interna para una gestión más eficiente de la cartera, mejoró un producto verde existente dedicado al reciclaje, el eco-préstamo, y definió un nuevo producto verde, el préstamo "Eco-shems", para financiar sistemas de riego y bombeo solar para los productores de palmeras datileras del sur de Túnez. 

En 2020, ADA apoyó la introducción del producto Eco-shems en la agencia piloto de la ciudad de Tozeur, antes de difundirlo en otras cinco agencias del sur del país. A finales de 2020, a pesar de la crisis sanitaria que ralentizó el proyecto, se desembolsaron 22 créditos por valor de 144.000 euros. El objetivo para 2021 es conceder 240 créditos Eco-shems y prestar asistencia técnica a 50 productores para enseñarles buenas técnicas de gestión del agua. Con el tiempo, el método enseñado podría ser reproducido por la IMF. 

Enda_2Además, Enda Tamweel y ADA han iniciado una reflexión más amplia sobre la implantación de un producto financiero que permita a los clientes acometer la transición energética de su empresa utilizando todas las posibilidades que ofrece la tecnología de los paneles fotovoltaicos. A principios de 2021 se pondrá en marcha una encuesta para conocer mejor las necesidades de determinados sectores de actividad considerados prometedores en las zonas urbanas y periurbanas y poder lanzar un nuevo producto ecológico adaptado a ellos en 2021.


Promover el uso de servicios financieros responsables en América Latina

AguaEl sector de las microfinanzas en Centroamérica y el Caribe está representado por la red regional REDCAMIF (Red Centroamericana y del Caribe de Microfinanzas), que incluye las redes nacionales de 7 países: Guatemala, Honduras, República Dominicana, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. En su conjunto, estas redes representan a 138 IMF miembros, con una cobertura total de 1,8 millones de clientes, de los cuales el 60% son mujeres y el 40% viven en zonas rurales. La asociación con REDCAMIF permite un importante alcance geográfico y la integración de una amplia variedad de temas necesarios para fortalecer el sector. 

Desde hace 12 años, ADA y REDCAMIF prestan apoyo financiero y técnico a las IMF miembros para que puedan proponer soluciones innovadoras para los más pobres y mejorar sus condiciones de vida. Fue evaluado un primer proyecto ADA-REDCAMIF realizado entre 2012 y 2017 y sus conclusiones sirvieron de insumo para el proyecto ADA-REDCAMIF II para el periodo 2018-2021. Este segundo proyecto incluye el desarrollo con las IMF miembros de REDCAMIF, de productos financieros y servicios no financieros para facilitar el acceso a la energía y fomentar prácticas agrícolas que se adapten al cambio climático y sean ambientalmente responsables.

En este contexto, 13 IMF miembros de las redes afiliadas a REDCAMIF recibieron apoyo en 2020 para el desarrollo del crédito "verde", que no se limita a la energía o a la adopción de prácticas agrícolas y medioambientales. El crédito verde abarca varios temas: 

  • energía: instalación de paneles solares;
  • agua y saneamiento: mejora o construcción de baños y gestión de residuos;
  • viviendas ecológicas: renovación energética (techo transparente para dejar pasar la luz natural, por ejemplo);
  • finanzas rurales verdes: aplicación de prácticas medioambientales en las actividades agrícolas.

A finales de diciembre de 2020, un total de 381 clientes de IMF con sede en Guatemala, Honduras, República Dominicana y El Salvador se habían beneficiado de un préstamo verde:

  • -    energía: 2 IMF (BANCO POPULAR y FFDL) y 106 beneficiarios;
  • -    agua y saneamiento: 4 IMF (FAPE, MAYAVERSATIL, HPHES, PANAPANA) y 168 beneficiarios;
  • -    viviendas ecológicas: 1 IMF (ADOPEM) y 40 beneficiarios;
  • -    finanzas rurales verdes: 6 IMF (SUMA, PADECOMSM CREDITO, PILARH, CREDICAMPO y FUNDENUSE) y 67 beneficiarios. Está en marcha otro proyecto para financiar el desarrollo del ecoturismo con FDD. 

Estos proyectos están todavía en sus primeras fases, y los productos se comercializarán a finales de 2020, especialmente en el contexto de una pandemia que ha frenado su distribución. Los resultados deberían ser más evidentes en 2021.

En octubre de 2020, ADA también recibió financiamiento del Ministerio de Medio Ambiente, Clima y Desarrollo Sostenible (MECDD) de Luxemburgo para poner en marcha un proyecto de desarrollo de productos ecológicos titulado "Fomento de la capacidad de los agricultores y microempresarios de bajos ingresos en materia de adaptación y mitigación del cambio climático". Ya fueron seleccionadas 3 IMF para beneficiarse de este apoyo.


Desarrollar el acceso a la energía sustentable en Filipinas


ADA apoya al sector de Filipinas. En particular, ha llevado a cabo un proyecto dirigido a mejorar el acceso de las poblaciones vulnerables a productos de energía sostenible, contribuyendo así a reducir el impacto medioambiental en estos países.


énergie durable

Reforzar las capacidades de la red MCPI y de sus IMF miembros en materia de finanzas verdes e inclusivas

Este proyecto, que fue llevado a cabo entre 2017 y 2019 con el nombre “GIF (Green Inclusive Finance)”, fue la continuación de un primer proyecto de desarrollo de acceso a energías sostenibles (DevSEA) implementado por el MCPI con el apoyo de ADA entre 2013 y 2016. Con la finalidad de reforzar las capacidades de la red y de sus IMF miembros en materia de finanzas verdes inclusivas, ADA y MCPI se beneficiaron del apoyo financiero del MECDD (Ministerio de Medio Ambiente, del Clima y del Desarrollo Sostenible de Luxemburgo), por un monto de 200.000€ y una duración de 24 meses.

énergies vertes


Varias IMF deseosas de ofrecer a las poblaciones vulnerables acceso a las energías verdes

El acceso a la electricidad representa un verdadero punto de inflexión para los microempresarios. En el último decenio, muchas instituciones de microfinanciación de todo el mundo han elaborado y ofrecido "productos financieros de energía verde" para facilitar el acceso a las minirredes eléctricas (la mayoría de ellas alimentadas con energía solar). Desde la perspectiva de la microfinanciación, la energía verde tiene la gran ventaja de ser sostenible no sólo para el medio ambiente sino también para los clientes que se independizan de la compra de combustible para sus hogares o pequeñas empresas.

MCPI inició un proyecto piloto dirigido a los clientes de sus IMF miembros ubicados en zonas rurales y urbanas con poco o ningún acceso a la red eléctrica. A tal efecto seleccionó a 5 IMF con la finalidad de mejorar el acceso a energías accesibles y renovables para estas poblaciones vulnerables de Filipinas. Entre las 51 IMF miembros de MCPI, 20 de ellas disponían de los recursos financieros y humanos suficientes para desarrollar créditos verdes en respuesta a las necesidades de sus clientes, y participaron en un curso sobre productos financieros verdes. De estas 20 IMF, 5 recibieron asistencia técnica para desarrollar préstamos acoplados a soluciones técnicas para acceder a energías renovables y a la eficiencia energética.

Sun King Home 60

Kit de alumbrado solar por parte de Sun King Home 60.
Las 3 lámparas tienen una autonomía de 8h.

Una metodología probada para evaluar las necesidades energéticas

La metodología desarrollada por MCPI permitió la identificación de soluciones técnicas y financieras adaptadas a los perfiles y necesidades de los clientes de las IMF. Así pues, de las 5 IMF seleccionadas para recibir asistencia técnica, y luego de una evaluación de las necesidades energéticas de los clientes, una de ellas, que estaba localizada en zona urbana (K-Coop), comenzó a desarrollar préstamos eco-energéticos destinados a la construcción o a la modificación del hábitat con la finalidad de reducir al máximo el consumo energético. Las otras cuatro IMF:  JMH, USPD Savings and Credit Cooperative, CEVI y SEDP-Simbag, localizadas en zonas rurales, introdujeron préstamos destinados a adquirir equipamiento solar, particularmente lámparas, cargadores y ventiladores solares.


 Productos probados y aceptados

Los proyectos piloto en las IMF resultaron especialmente satisfactorios, en particular para las 4 IMF que introdujeron equipos solares. En total, se vendieron 2.500 productos a 2.425 clientes durante el proyecto GIF; generalmente la mayoría tomó un primer crédito para las lámparas solares, y luego otro para los ventiladores.

Bernard Georges

Bernard Georges, encargado del proyecto en ADA
« Gracias a un proyecto realizado en colaboración con la red de instituciones de microfinanciación del MCPI en Filipinas, ADA ha desarrollado productos financieros para familias y microempresarios que han tenido un impacto positivo en miles de personas. Para dar un ejemplo, muchas familias que viven en zonas rurales e islas remotas se ven cada vez más afectadas por el cambio climático. Las violentas tormentas tropicales suelen causar graves daños a la red eléctrica, y estas comunidades y familias permanecen aisladas durante semanas. Ahora, gracias a la compra de simples lámparas solares a través de un microcrédito, pueden disfrutar de la luz, incluso si la red no se restablece inmediatamente.

Lo mismo ocurre con las pequeñas empresas. Entre los clientes de las IMF con las que colabora ADA, hay muchos vendedores ambulantes que pueden trabajar aunque esté oscuro y no tienen acceso a la red normal. A menudo compran la lámpara solar que al mismo tiempo alimenta la radio de su teléfono móvil para poner música y atraer a más clientes. Estos detalles pueden parecernos poco importantes, pero realmente pueden determinar el éxito de los microempresarios. 

Posteriormente, otras instituciones de microfinanciación propusieron un producto financiero para la compra de un horno solar para secar pescado en un corto período de tiempo. Este tipo de acción puede tener un gran impacto en la vida del propietario de la microempresa y su familia, pero también en toda la comunidad, que puede tener acceso a alimentos de buena calidad y alto valor nutritivo durante todo el año, a un precio justo.

No resultó difícil convencer a los clientes. Aceptaron inmediatamente el producto; por una parte, para tener acceso a la electricidad —y además a buen precio— y por la otra puesto que iban a ahorrar electricidad. »